El Sevilla: “Ya pocas cosas me escuecen el mojino”

0
295

20MINUTOS.ES

  • Mojinos Escozíos cumplen 20 años y lo celebran con un disco-DVD en directo, diez canciones nuevas de estudio y las mismas ganas de tocar.
  • El líder de la banda, El Sevilla, hace repaso por estas dos décadas “haciendo ruido” y luchando por no perder la magia.

Mojinos Escozíos

Comparte con Almodóvar el haber sido trabajador de Telefónica antes de dedicarse a su pasión. Veinte años después de fundar los Mojinos Escozíos (“un grupo catalán de rock con acento andaluz”), hace repaso a su carrera con un nuevo disco, Maduritos y resultones (Warner Music) que han grabado en directo y en el que han incluido además 10 nuevas canciones.

¿Qué vamos a oír en Maduritos y resultones?
En nuestro disco número diecisiéis, con el que celebramos el 30 aniversario y la discográfica quería hacer un disco recopilatorio con los mejores temas y con una o dos canciones de regalo para dale tirón. Pero como no teníamos ningún disco en directo propusimos grabarlos así y van con un DVD y con diez temas nuevos, porque llevamos 20 años en esto y aún somos capaces de componer.

¿Después de 20 años tienen el mismo estilo?
Sí. El estilo es el mismo, no hay más que escucharlo. Nosotros seguimos haciendo lo mismo, pero estos discos ahora suenan tremendos, ya me habría gustado hacer el primer disco con los medios técnicos de ahora. El primero lo grabamos en una cinta Revox.
Hoy día tienes unos estudios maravillosos y está remasterizado en Abey Road, donde no paran de masterizar. Suena muchísimo muchísimo más contundente, pero es el mismo rock and roll de los 70 y el mismo Rhythm and blues eléctrico.

Así que lo de Abey Road no era una excusa para ir a Londres…
Empiezas a preguntar precios de masterización en España y sale más barato ir a Abey Road pagando el avión. La masterización es una cosa que allí la hacen cada día, exclusivamente eso y tienen auténticos expertos.

¿Os vais de gira?
Estamos todavía con el Tour 96, no hemos parado desde entonces. Dependemos de la contratación y el año pasado hicimos 49 conciertos más dos o tres salas que siempre hacemos a principio de año para ver qué show vamos a hacer.

Ha escrito más de 300 letras… ¿las recuerda todas?
No… pero sí que es verdad que no me costaría nada recordarlas si las repaso. Eso sí, el día que tenga que leer en concierto una letra, me retiro. Cuando recuperamos temas antiguos tanto la letra como lo musical con ensayarla una vez ya sale sola. Pero ahora de 300 no me acordaré ni de 250.

¿Lo de cumplir 20 años es bueno por llevar 20 años o asusta por llevar 20 años?
Hay que coger siempre el vaso medio lleno. Lo peor de estos 20 años fue la muerte de nuestro mánager, él no puede contarlo. Y lo mejor es eso, poder contarlo y que los buenos momentos sean infinitamente más numerosos que los malos. Nos hemos reído mucho y no sabemos dónde está el límite. Nuestro batería tiene 62 años y nos va a enterrar a todos. Lo importante es que te sientas vivo a la hora de dar un concierto y tener el apoyo de la gente.

¿Qué le diría a los Mojinos Escozíos de hace 20 años?
No nos arrepentimos de nada de lo que hemos hecho. Simplemente hay dos momentos, en estos 20 años. El primero es cuando haces las cosas sin saber muy bien cómo ni porqué, simplemente disfrutando al cien por cien de ese momento, sin preocuparte por cómo salían esas canciones o esos discos. No te preocupaban los abogados ni nada. Eso se llama magia. Si pudiera decirles algo les diría que procuraran no perder la magia o que la conservaran el máximo tiempo posible.

¿Y cómo se pierde?
Cuando pierdes la inocencia y descubres lo cabrón que puede llegar a ser un manager, un abogado, una discográfica, un periodista… o lo cabrón que puedes llegar a ser tú. Y ahí entras en la experiencia, con la que tienes que suplir la magia. Ahí ya analizas los temas, sabes qué le gusta a tu público, las letras que más se cantan, controlas más la promoción…

¿Un ejemplo práctico?
Los fuegos de artificio en el directo. Aquello era… chispas, serpentinas, cañones de fuego… eso es magia. Cuando te enteras de lo que cuesta te aseguro que la magia se ha perdido. No dejamos de llevarlos por tema económico sino porque se ha perdido la magia. Tu contratas ocho segundos de fuego y si no los hay ya estás pensando en cagarte en el tío del fuego porque le pagaste ocho y hubo cuatro.

Hablando de conciertos, ¿qué hace la gente en los conciertos que le molesta?
Algún rayo láser que te ponen en la cara… yo he llevado a llevar uno colgado del cuello para responder al que me estaba apuntando a mí. Alguno ha tirado un cubito de hielo, pero es el tonto del pueblo. Y lo que hacemos es pedirle a la gente que no lo linche. En un concierto tuvimos que dejar de tocar porque al guitarra le dio el cubito en los dedos y no podía tocar.

A estas alturas… ¿qué hace que se le escueza el mojino?
Ya pocas cosas… cuanto más madurito y más resultón es uno, incluso sin ser resultón, es más difícil que me hagas daño o me hagas enfadarme. Antes me escocía que no se nos reconociera cuando vendíamos cientos de miles de copias y que hubiera grupos que no querían tocar después de nosotros o no te ponían el nombre más grande en el cartel del festival.

¿Hay tanto prejuicio?
Para las revistas rockeras nunca hemos sido tan importantes como para salir en una portada, por ejemplo. Eso nos pasa en España, en Argentina por ejemplo eso no pasa. A mí me han cambiado camisetas de Maradona por una de Mojinos. Hoy en día con Twitter aprendes a tener la piel como la de un oso.

¿No hace caso de las redes?
La única vez que yo he contestado fue una vez que amenazaron con matar a mis hijos.

Siendo un músico de formación académica decís que seguís “haciendo ruido”.
En Vaya porquería de canción lo que queremos demostrar es que detrás de una letra que parezca una porquería puede haber un temazo y ése armónicamente es impecable. Y al final la escuchas y dices “de porquería nada”.

Es cuestión de oído entonces…
Es curioso, porque mi padre me decía que la música que yo escuchaba era ruido, que eran perros que ladraban. Y yo jamás me iba a plantear que a mi hija, que tiene 19 años, le iba a decir lo mismo de lo que ella escucha ahora.

¿A qué se dedicaba antes de ser músico?
Empalmador de cable en la Compañía Telefónica Nacional de España, con matrícula 140.810. Empalmaba cables para dedicarme a esto de la música ahora simplemente empalmo… cada vez menos también por la edad (risas). Era empleado de Telefónica.

Como Almodóvar… es una buena cantera la Telefónica
Es que son trabajos que te permiten tener la tarde libre y tienes el apoyo económico para vivir en el día a día y la tarde libre para dedicarte a lo que te gusta.

Andaluz que se va a Barcelona y monta un grupo con sello andaluz… ¿era por jorobar?
No, ya estamos por encima de los localismos. Yo soy un sevillano que vive en Málaga. A mí me dicen los malagueños “eres el único sevillano que me cae bien”. Yo tengo hijos malagueños, me alegro cuando gana el Málaga o el Unicaja. Y me siento a gusto igual que me he sentido los 16 años que he estado en Barcelona. Yo soy más sevillano que la Giralda y más andaluz que un olivo, pero Mojinos Escozíos somos de Barcelona. Somos un grupo catalán de rock.

¿Cuál es la clave para encajar en cualquier sitio?
No tener prejuicios. El problema de los madrileños, los catalanes, los vascos, los andaluces… son los que nos sacan en la tele y parece que todos son como los tres que salen siempre. Han conseguido que allí de lo único de lo que se hable sea de la independencia. O dices que eres de Sevilla y tienes que llorar si no sale un paso cuando llueve. Artísiticamente soy catalán, y muy agradecido por eso. Que nadie pierda sus raíces y elija dónde quiere vivir.

¿De dónde vienen esos prejuicios?
La mayoría de las veces por el fútbol. Pero cuando pasas mucho del tema del fútbol estás a gusto donde elijas vivir.

¿Se imaginaba cuando era niño estar haciendo lo que hace?
Para nada. Ni lo soñaba. Yo no he cantado nunca, yo canté de pura casualidad, aunque como estudiaba música me cogió con cierta base. Una cosa es no tener una voz melódica y otra no saber lo que haces. Yo era armonicista de una banda de blues y la cantante nos dejó tirado dos horas antes de un concierto y lo hice yo.

¿Y qué quería ser de mayor?
No recuerdo… pero mi abuela nos tenía ya predestinados, a mí me quería meter a militar. Con más años quise ser periodista, pero saqué la oposición para Telefónica y me fui para Barcelona.

¿Cómo está la industria musical?
Está muerta desde hace muchos años. Son cambios generacionales y sociales, igual que el que tenía bueyes y veía llegar los tractores. Ha cambiado la forma de vivir de la gente. Yo antes mi dinero lo gastaba en discos y mi hija se lo gasta en móvil.

¿Y eso permite más mezclas?
Ahora el mismo chaval te va a un concierto de Extremoduro que a uno de Fran Perea. En mis tiempos no era compatible, o te gustaba uno u otro.

¿Se compatibiliza bien el ser rockero y ser padre?
Sí, claro que sí, perfectamente. Yo vivo en un barrio normal y corriente, en un portal normal y corriente y voy al parque con mis hijos o con mi carrito de la compra. También es verdad que hay canciones que todavía no se las he puesto a mis hijos o películas que he hecho para mayores de 18 y mis hijos están deseando verlas. Vienes de gira y vas al colegio a hablar con los profesores, como cualquiera.

¿Y le tratan igual?
A veces vas a ver a la tutora y ella está viendo al cantante de los Mojinos Escozíos, no al padre del niño y ahí está yendo el padre del niño.

Fuente: 20Minutos

Enlace de la Fuente: El Sevilla: “Ya pocas cosas me escuecen el mojino”

(Visited 28 times, 1 visits today)