Diario de gira: Gritando En Silencio y Whisky Caravan

0
356
Quizás exista el destino, ese destino que aunque a veces nos machaque con avatares difíciles de digerir, luego nos enseña nuestro mejor sueño hecho una verdadera realidad: trabajar en una discográfica donde el mayor afluente es el rock. Aquello que más nos gusta.

La primera vez que nuestro director escucho a Whisky Caravan se quedó prendado de esa voz que emanaba de la garganta de un chaval de apenas 23 años, y unos instrumentos que no quería que dejaran de sonar. Así fue como empezó todo, y hasta día de hoy es una delicia trabajar con ellos, Whisky Caravan son un futuro para la música de este país, puede sonar alabador, pero creemos firmemente en ellos.

Antes de que saliera su segundo álbum de estudio en España, volaron hasta Mexico Danny y Lucky para encontrarse con el que sería el responsable de la promoción internacional. Al volver a España una frase nos dijo todo, “tantas horas de avión merecen la pena”. Luego vendría el doble sould out de Madrid en la sala Boite, el fnac de callao, festivales, girar a nivel nacional por multitud de sitios recopilando fans,…

Todo esto es fantástico, acompañar a Whisky Caravan en la `Whiskyneta´ nos ayudó a unirnos más, te estar con ellos en cada concierto viviendo todo es una experiencia reconfortante. Ahora bien compartir escenario con Gritando en Silencio, uf eso fue para enmarcar. Gracias a Juanma por juntar a ambos grupos en Madrid, en la fiesta que celebro por los 1000 programas de su emisión en radio como El Vuelo Del Fenix.

Tras Sevilla donde vivimos el calor de un público brindado a los pies de Gritando en Silencio, y donde Whisky Caravan recopiló fans, tocaba Madrid,  punto fuerte.

Carlos nos avisaba que se habían agotado entradas, a falta de casi dos semanas agotábamos otra fecha. Nervios y ganas se nos agolpaban en la oficina, Eva no dejaba de repetir que nos hacía falta merchan y de recolocar 40 veces las hojas de ruta. Y los compañeros de hacer todo lo posible para anunciar y promocionar a fondo.

Llego el día, lluvioso por cierto, no nos había llovido en toda la semana, y nos diluvia el día en que nuestros amigos de Sevilla vienen, imaginaros la situación de ellos, salir con sol y ver como se te va nublando el tiempo al venir.

Juan Carlos (nuestro Carlos de Rock Estatal), y Eva se presentaban en la sala antes de la hora señalada como siempre, para poder dejarles todo a punto. Terminan Gritando en Silencio de probar y comienzan nuestros chicos de Whisky Caravan, entre tanto muchos saludos, y abrazos. No puedo escribir esto sin contar la anécdota “Carlista”, ¿Cómo presentaba Eva a tres chicos que se llamaban Carlos? Fue muy graciosa la cara de Carlitos (Manager de Gritando En Silencio), Karlos (bola 9) y nuestro Carlos. Apareció Tekila me acuerdo, el batería de Carroña, y mil personas con las que nos volvíamos a ver. En la calle había una cola enorme de gente deseando entrar, los más pequeños se agolpaban para coger sitio en primera fila, y empezaban, luces, sale Marky, Víctor, Alberto, Lucky, Danny, el público enloquece antes de que suene la música. Nuestros familiares y amigos expectantes, gente nueva desde el público que se iba animando, los incondicionales de Whisky Caravan…

Terminan nuestros chicos, la gente aplaude, y luego a salía Gritando en Silencio; Santos con su alegría tradicional, Kurty con su pícara sonrisa, Jorge tímidamente, y por ultimo colgándose la guitarra Marcos…. ¡La sala parecía que se caía a cachos! Humo, R&R, pasión, todo mezclado en un solo escenario, niñ@s con la boca abierta, gente llorando, la explosión que dejan los sevillanos cada vez que pasan por Madrid, es de esas sensaciones que la gente al dia siguiente sigue en una nube ¿Sabéis de lo que os hablo verdad? La frase de la noche la puso el padre de Eva diciendo “Whisky Caravan es el complemento perfecto para Gritando en Silencio, me siento muy afortunado de haber asistido a este concierto”

Con toda la resaca emocional, unida a la sentimental, nos pusimos rumbo a Barcelona al día siguiente, tras desayunar Whisky Caravan, Juan y Eva.

Llegar a Barcelona, acompañar a los chicos a su apartamento, tirar para el hotel, cambiarse y salir para la sala. Llegar encontrarse con amigos como David, conocer  a su chica, José Luis y Yolanda, Alex de Despojos de Poeta, Morti, familiares de los grupos,… ¡Menuda sorpresa y alegría fue Barcelona!

Y mi cachito más grande fueron los Ekko, que grande poder decir “este grupo le hemos sacado nosotros”, pero aparte de eso, es que son colegas y os aseguro que en Rock Estatal, es lo que nos gusta trabajar con amigos.  Empezó el concierto, menudos fans los de Ekko, fue una maravilla, un futuro con unas tablas impresionantes en el escenario, al cual se subió Marcos para cantar una canción junto a los chicos. Al terminar el concierto, el público pedía más, pero los tiempos mandaban.

Juan y Eva suben a avisar a los chicos que empiezan, cual es nuestra sorpresa cuando ven que están terminando de ponerse de acuerdo con las pizzas que pedir para todos, Carlitos que es un fenómeno lo solucionó con soltura (como siempre).

¡Locura fue el cambio de instrumentos, pero divertido también! Fue emocionante ver a bandas trabajar en conjunto sin más que ayudarse. La mala suerte para todos, fue las escaleras hasta camerinos para dejar las cosas, pero todos son chicos fuertes y sanos.

El público enloquecía con Whisky Caravan, y Eva enloquecía, se había traído la cámara, pero sin batería. ¿Solución? Volver loco al bueno de Juan  Carlos Argüello, “Hola ¿podrías hacer una foto desde arriba?…Gracias…hola de nuevo ¿podrías sacarme una foto desde allí?…”  Creo que desde Rock Estatal le debemos una cena, comida, o unas cervezas ¡Bendita paciencia la de los fotógrafos!

Carlitos, nos decía “Hoy Whisky Caravan me están gustando mucho, la banda se está desenvolviendo bastante bien, es un conciertazo”. Que alguien como él, dijera eso de los chicos, nos emocionó muchísimo, y Juan se sentía aún más orgulloso de apostar por ellos. Llegaron las pizzas, ¡que equilibrio el del repartidor! Calentitas, riquísimas, Carlitos sabe cómo hacer feliz a todo el mundo.

El concierto de Whisky Caravan finalizaba, el público pedía más, pero de nuevo el tiempo mandaba.

Salían Gritando en Silencio,¡ Eso si que fue de nuevo un terremoto en la sala! Juan cantando, siendo un fan más, los componentes de Ekko, los de Whisky Caravan, niñas llorando por ver a sus ídolos, gente que decía “merece la pena no ir de botellón y venir a un concierto de los Gritando” ¡Subidón total!

Y cuando llegan al final, cual fue la sorpresa que nos invitan a todos al escenario, obviamente solo suben los grupos, a cantar la última canción, a tocar, me acuerdo de una escena que se me quedara grabada ¡ Víctor, guitarrista de Whisky Caravan con cara de velocidad mirando a Jorge, batería de Gritando En Silencio, y simulando tocar uno de los platillos a todo trapo, que complicidad en una escena!

Terminó, y empezábamos a recoger, a subir a gente a camerinos para que estuvieran con todos los grupos.

Quiero contar por supuesto una anécdota de Santos, que me encanta, me gusta mucho su ritual. Siempre que se termina un concierto, nos viene a abrazar, a todo el equipo, a los músicos a todos, dando palmaditas en las espaldas y diciendo “buen concierto, buen concierto”. Ya no me imagino esta gira sin ese ritual, asi que espero que Santos lo repita tanto en Logroño como en Bilbao.

Firmado: Rock Estatal Records.

Fuente: Rockestatal

Enlace de la Fuente: Diario de gira: Gritando En Silencio y Whisky Caravan

(Visited 23 times, 1 visits today)